En Italia, el sorgo se ha convertido en un cultivo importante

 

Daniel Grandis, director de producto en KWS.

Cuando Daniel Grandis comenzó su carrera en KWS en 2011, el sorgo ya estaba presente en el catálogo, principalmente a través de la biomasa de sorgo. En cuanto a la gama de sorgo en grano, se desarrolló a partir de 2014.  Hoy en día, este avezado agrónomo ocupa el cargo de Director de Producto para cultivos híbridos en el sur de Europa y Turquía. «Trabajo en un extenso territorio, pero en el caso del sorgo, es en Italia donde estoy más involucrado, porque es donde se cultivan las mayores superficies» nos explica.

Cerca de 70 000 unidades por año

Italia representa un fuerte potencial para las empresas de semillas. Daniel Grandis hace una estimación de 67 800 unidades, principalmente para el sorgo en grano (40 000 unidades) utilizado para la producción de biogás (60 % de las salidas) y para la alimentación animal o humana (40 % de las salidas). El ensilado de sorgo (27 800 unidades) está basado en un 80 % en el sorgo de un solo corte, comparado con el 20 % en el sorgo de varios cortes.

Un cultivo que se ha convertido en fundamental

El sorgo en grano es un cultivo muy importante en Italia. Se cultiva principalmente en la región de Emilia-Romaña y después en el sur de Italia. Se trata de dos zonas en las que la disponibilidad de agua está restringida y en las que las posibilidades de rotación son limitadas. «El sorgo tiene menos necesidades de agua que otros cultivos y por lo tanto ofrece a los agricultores una interesante diversificación. Representa un mercado estable». El rendimiento medio del sorgo en grano es de 6,5 a 7 toneladas/ha.

El ensilado de sorgo se cultiva en una zona mucho más amplia: en Lombardía, en el sur de Italia, en el Piamonte, en el Véneto y en Emilia-Romaña. El rendimiento es mucho más variable que en el caso del sorgo en grano: oscila entre 35 toneladas/ha (variedades de pasto sudán) y 80 toneladas/ha (variedades de dos colores), con un contenido de materia seca del 30 %.

Variedades adaptadas a cada mercado y un alto nivel de calidad de las semillas

En lo que respecta a la genética, las demandas de los agricultores varían según las salidas:  variedades de grano blanco para la alimentación de las aves de corral o la producción de harina para el consumo humano; variedades de dos colores de un solo corte o variedades de grano de gran tamaño para el biogás; variedades de dos colores (de pasto de sudán) o multicolores para el ensilado.

Los agricultores también saben que la calidad de las semillas es un criterio clave en el éxito de la cosecha y son muy exigentes: tasa de germinación muy elevada, homogeneidad del tamaño de la semilla, ausencia de glumas que puedan obstaculizar los medios de siembra… ¡y también el cumplimiento de los plazos de entrega!

El sorgo italiano puede invertir en el futuro

Para Daniel Grandis no cabe duda: «Frente a los grandes desafíos a los que se enfrenta la agricultura (disminución de los recursos hídricos, calentamiento global, presión de la sociedad sobre la fitosanidad…) el sorgo tiene innegablemente una buena carta que jugar». Además, como el sorgo está prácticamente libre de micotoxinas, puede ser explotado para darle muchas salidas, lo que es una ventaja. Y se espera que las normativas políticas a favor de las rotaciones largas y la producción de biogás aumenten el interés por este cultivo en el futuro. Además, la presión de la diabrotica y la ostrinia nubilalis en el cultivo del maíz refuerza la importancia del sorgo como cultivo alternativo.  Por otra parte, se están desarrollando cadenas de procesamiento: mientras que el ensilado de sorgo se autoconsume en un 90 %, el sorgo en grano está sujeto a contratos con precios de venta garantizados, lo que da seguridad a los agricultores. Estos contratos, emitidos por cooperativas o empresas de elaboración de alimentos, permiten anticipar las necesidades de semillas y planificar la producción.

Continue ?

Más semillas disponibles en 2021

Seminarios web y ferias comerciales: Sorghum ID continúa reuniéndose