Si hacemos bien las cuentas, el sorgo es una buena oportunidad.

Fabienne Coletti, agricultora italiana, comenzó a cultivar sorgo en 2017, cuando transformó su explotación en bio. Dos cosechas más tarde, constata que, tanto por su rendimiento como por su rentabilidad, los resultados hablan por sí solos.